7 remedios naturales para combatir los acúfenos

7 remedios naturales para combatir los acúfenos

Te enseñamos como combatir los acúfenos (o tinnitus) con remedios naturales

Los acúfenos son unos sonidos que se sienten a nivel interno del oído y que pueden llegar a resultar extremadamente molestos. Durante el día suelen quedar camuflados por el ruido de la actividad, pero por la noche, la cosa se vuelve un poco más amarga. Cuando todo empieza a estar en silencio la sombra de los acúfenos se hace patente, sobre todo en el momento de ir a dormir.

Empiezas a oír un pitido perpetuo que puede ser de leve y casi no molesto o un pitido penetrante que no te deja en paz para poder conciliar el sueño. Intentas concentrarte en cualquier cosa que te facilite el dormir, pero el incesante pitido en los oídos no te lo permite.

La primera noche puede ser pasable, la segunda a lo mejor… Pero cuando llevas varias noches sin dormir decides poner cartas en el asunto. Vas al médico y, para mayor desgracia tuya, te dice que no hay una solución conocida.

En realidad, no hay una cura para los acúfenos, si que existen estudios que determinan que después de administrar según qué suplementos, o técnicas, se ha notado mejora en el afectado. Pero nada que se pueda decir, me tomo esto y se me pasa.

Muchos acúfenos desaparecen por sí solos, otros se resisten y parece que no hay manera de que nos dejen vivir y, lo que es más importante, dormir.

Os voy a dejar listados unos suplementos que parecen mejorar la sintomatología de los acúfenos, pero voy a recomendaros lo mejor para ellos: la prevención.

Sí, entiendo que si estás leyendo esto es porque has buscado información al respecto e imagino también, que no ha sido por gusto, tipo: “Hoy me he levantado con ganas de saber más sobre los acúfenos”. Si estás leyendo esto es muy probable que los estés sufriendo y que te estén amargando un poquito la existencia. Lo sé. Si no duermes, no descansas, si no descansas no reparas, si no reparas, difícilmente podrás llevar a cabo las actividades del día con efectividad y, si esto se alarga en el tiempo, puede ser pernicioso para otros muchos aspectos de tu vida.

Entonces, sin más dilación, voy a compartir contigo 7 remedios naturales para combatir los acúfenos  e intentar mitigar los efectos indeseables de ese ruido horrendo.

- NAC (n-acetyl cisteína): Se trata de un potente antioxidante y mucolítico. El NAC es un precursor del glutatión peroxidasa, otro potente antioxidante que sintetiza el organismo. El acúfeno no deja de ser producido por un daño en el órgano auditivo y esto significa que hay un daño celular. Parece que tratar con antioxidantes refuerza las células del órgano y neutraliza los radicales libres en la zona, evitando mayor daño al órgano auditivo.

- Magnesio, (siempre en forma de citrato): El citrato de magnesio actúa como relajante muscular y nervioso. De este modo, si el acúfeno tiene el inicio en una alteración del sistema nervioso, podemos ver una importante mejora en la intensidad del pitido en cuestión. Los niveles de estrés elevado pueden hacerte perder gran cantidad de magnesio, suplementarse con este mineral hidrosoluble parece buena idea y los estudios reportan una significativa mejora en los pacientes que sufren de Tinnitus.

- Ginkgo Biloba: La hoja de este árbol fósil tiene diversos principios activos, entre ellos los ginkgo-flavonoides y los ácidos terpénicos. Esto principios activos mejoran la resistencia capilar, (venas y arterias pequeñas), mejorando la llegada de oxígeno a éstos. Se utiliza para mejorar la memoria, pero en realidad lo que hace es mejorar la oxigenación y, por ende, una mejor nutrición hacia la zona. Es, además, antiagregante plaquetario, antioxidante y antitumoral.

- Vitaminas del grupo B: Ayudan a regular el sistema nervioso. Visto que muchos de los acúfenos aparecen en épocas de estrés, parece coherente coadyuvar al organismo con estas vitaminas que, por otro lado, son hidrosolubles y el exceso lo orinamos, (de aquí la coloración tan amarilla que vemos en la orina cuando nos suplementamos con vitaminas del grupo B. Se trata de la riboflavina (B2), que tinta la orina). Además, son hepatoprotectoras.

- Zinc y potasio: En fin, algunos estudios han trabajado la posibilidad de suplementar con estos dos minerales, en forma de gluconato, como oligoelementos, para solucionar el problema de acúfenos y si bien ha habido casos en que ha funcionado, parece ser que han sido aquellos que presentaban un déficit en estos minerales previamente.

- Plantas relajantes del sistema nervioso: La tensión es un tema determinante en el tema de los acúfenos, por lo que relajar el sistema nervioso puede significar un alivio considerable. Plantas como la pasiflora, la valeiana, el espino blanco... Con estas plantas conseguirmeos también descansar mejor y, teniendo en cuenta la dificultad de descansar bien cuando se padecen acúfenos, pues no está de más esta ayuda.

- Plantas adaptógenas: Nos ayudaran a trabajar el exceso de estrés y por lo tanto la tensión nerviosa, que puede ser un desencadenante de acúfenos.

En todo caso, parece que, como en cualquier patología, la prevención es lo más importante. Es decir, no exponernos a ruidos fuertes, ya que la lesión que pueden llegar a producir en el órgano auditivo puede ser permanente. Para que os hagáis una idea, os voy a poner unos ejemplos de ruidos por niveles de decibelios. Recordad que se considera un ruido seguro de hasta 75 dB, (decibelios).

Un susurro tiene unos 20 o 30 decibelios. Una casa normal, o una oficina, entre 40 y 60 decibelios. Una conversación entre 60 y 65 decibelios. Una oficina ruidosa o una calle con poco tráfico entre 60 y 80 decibelios. Una calle muy transitada de una ciudad tiene entre 80 y 100 decibelios. Un trueno entre 110 y 120 decibelios. Y un concierto de música en directo, entre 115 y 120 decibelios. Veis que es muy fácil llegar a niveles peligrosos para el órgano auditivo. Una prolongada exposición a un ruido de más de 85 decibelios puede provocar lesiones irreversibles en la audición. Así pues, tomad precaución si sabéis que vais a estar expuestos a un ruido elevado de forma prolongada. Los acúfenos son un síntoma muy molesto y te acompañarán el resto de tu vida. Vale la pena cuidarse.

Antes de acabar voy a comparatir contigo algunos datos interesantes:

- 1 de cada 22 personas en el mundo sufre de acúfenos.
- El 78% de los que lo padecen superan los 40 años.
- El 66% de los que lo padecen son de sexo masculino.
- El 72% de los que lo padecen tienen una baja calidad de sueño.
- El 73% de los que lo padecen han empeorado su calidad de vida.

Pero recuerda, no todo está perdido ya que en la naturaleza se encuentran los remedios para la mayoría de los problemas de salud.

Espero haberte podido ayudar y quedo a tu disposición por si necesitas más información.

Pau Elias Mondelo
Naturópata y Coach en Nutrición Ortomolecular
Colegiado Nº 3248 ONC Fenaco

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación así como para tareas de análisis. Al continuar navegando, entendemos que acepta el uso de cookies

¿Qué son las cookies?

Una cookie es un pequeño archivo que se almacena en el ordenador del usuario y nos permite reconocerlo. El conjunto de cookies nos ayuda a mejorar la calidad de nuestra web, permitiéndonos controlar qué páginas encuentran nuestros usuarios útiles y cuáles no.

Las cookies son esenciales para el funcionamiento de Internet, aportando innumerables ventajas en la prestación de servicios interactivos, facilitándonos la navegación y usabilidad de nuestra web. Tenga en cuenta que las cookies no pueden dañar su equipo y que, a cambio, si son activadas nos ayudan a identificar y resolver los errores.

¿Que tipo de cookies utiliza esta página web?

Cookies propias: son aquellas que se envían al equipo del usuario desde un equipo o dominio gestionado por el editor y desde el que se presta el servicio solicitado por el usuario.

Cookies de terceros: son aquellas que se envían al equipo del usuario desde un equipo o dominio no gestionado por el editor sino por otra entidad que analiza los datos obtenidos.

Cookies persistentes: son un tipo de cookies en el que los datos siguen almacenados en el terminal y pueden ser accedidas y tratadas por el responsable de la cookie.

Cookies de analítica web: a través de la analítica web se obtiene información relativa al número de usuarios que acceden a la web, el número de páginas vistas, la frecuencia y repetición de las visitas, su duración, el navegador utilizado, el operador que presta el servicio, el idioma, el terminal que utiliza, o la ciudad en la que está asignada la dirección IP. Información que posibilita un mejor y más apropiado servicio por parte de esta web.

Aceptación del uso de cookies.

Asumimos que usted acepta el uso de cookies. Sin embargo, usted puede restringir, bloquear o borrar las cookies de esta web o cualquier otra página a partir de la configuración de su navegador.

A continuación le mostramos las páginas de ayuda de los navegadores principales: