¿Alergia o intolerancia al gluten? Una visión Ortomolecular

¿Alergia o intolerancia al gluten? Una visión Ortomolecular

¿Hay que comer productos sin gluten si no tenemos alergia ni intolerancia? ¡El gluten sí puede ser el problema!

Parece que está de moda tener problemas digestivos. En DieteticaPlus.com nos llegan a diario casos en que interviene el sistema digestivo y, sí, cada vez son más.

Gluten es una palabra que deriva del latín y que significa “cola”, porque ayuda a aglutinar las harinas para hacer subproductos como el pan, las masas de pizza, la pasta y demás. La función del gluten en el proceso de fermentación de cualquier alimento a base de harinas es precisamente ayudar a que se infle, cuanto menos en nuestro organismo. Cabe decir que lo esponjoso de los panes que comemos no se daría si no contuviesen gluten, por eso la mayoría de personas suelen coincidir en que a los productos sin gluten “les falta algo”.

El gluten es una molécula compuesta por dos proteínas, los que padecen la enfermedad celíaca lo saben bien: las gluteninas y las gliadinas. Se puede ser alérgico a una, a otra o a las dos. También se puede ser especialmente sensible a cualquiera de las dos. Lo que quiero decir es que no es necesario ser alérgico para crear una reacción de sensibilidad a estas proteínas y, por tanto, iniciar un proceso de inflamación.

Estamos muy acostumbrados a oír a los pacientes decirnos que se han hecho la prueba genética para comprobar la alergia o intolerancia al gluten y que les ha salido negativa. Y si bien es cierto que pueden no ser alérgicos al gluten y a sus proteínas, nos encontramos que todos mejoran en cuanto lo eliminamos de la dieta. Si no son alérgicos, ¿por qué sucede esto? ¿por qué mejoran todos sus síntomas si el problema no es el gluten? La respuesta es sencilla: señoras y señores, el problema SÍ es el gluten.

No nos cansamos de decir y explicar a nuestros pacientes, clientes y amigos que alergia e intolerancia son cosas distintas. Y que en el examen médico se suele mirar la alergia, pero no se tiene en cuanta la intolerancia, porque sí, de un modo u otro, el gluten no se tolera bien. Y puede ser que no tengamos mucho síntoma intestinal, sin duda. Lo que sucede es que el gluten puede influir en los procesos inflamatorios del organismo sin tener que dañar el intestino delgado, que es donde se dan normalmente las hiperreacciones con los alimentos. Recordemos que las intolerancias alimentarias suelen ser respuestas exageradas de nuestro sistema inmunitario, que en aras de cuidarnos nos acaba haciendo daño. También es común encontrar pacientes con deficiencia en la liberación de enzimas digestivas que les ayuden a digerir los compuestos, pero son los menos y, en todo caso, tampoco toleran bien el gluten.

La Naturopatía Ortomolecular trata con bastante éxito este tipo de intolerancias y, si bien el primer paso es eliminar el alérgeno de la dieta, la reparación de la mucosa intestinal y la cicatrización de la pared intestinal son nuestras principales bazas a tratar. Aun así, no olvidamos que el gluten puede producir inflamaciones en otras zonas de nuestro organismo, incluso a nivel cerebral. De ese modo también apoyamos los procesos de limpieza y detoxificación del organismo.

En DieteticaPlus.com nos hemos especializado en tratar alteraciones digestivas, tanto a nivel intestinal como estomacal o hepático. Te queremos invitar a que nos visites y nos cuentes tu problema, nos encantará poder darte nuestro punto de vista y explicarte todas las posibles soluciones disponibles. Tu salud y tu vida se verán gratamente beneficiadas si tomas esa decisión. ¡Salud!

Pau Elias Mondelo

Naturópata y Coach en Nutrición Ortomolecular
Colegiado Nº 3248 ONC Fenaco

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación así como para tareas de análisis. Al continuar navegando, entendemos que acepta el uso de cookies

¿Qué son las cookies?

Una cookie es un pequeño archivo que se almacena en el ordenador del usuario y nos permite reconocerlo. El conjunto de cookies nos ayuda a mejorar la calidad de nuestra web, permitiéndonos controlar qué páginas encuentran nuestros usuarios útiles y cuáles no.

Las cookies son esenciales para el funcionamiento de Internet, aportando innumerables ventajas en la prestación de servicios interactivos, facilitándonos la navegación y usabilidad de nuestra web. Tenga en cuenta que las cookies no pueden dañar su equipo y que, a cambio, si son activadas nos ayudan a identificar y resolver los errores.

¿Que tipo de cookies utiliza esta página web?

Cookies propias: son aquellas que se envían al equipo del usuario desde un equipo o dominio gestionado por el editor y desde el que se presta el servicio solicitado por el usuario.

Cookies de terceros: son aquellas que se envían al equipo del usuario desde un equipo o dominio no gestionado por el editor sino por otra entidad que analiza los datos obtenidos.

Cookies persistentes: son un tipo de cookies en el que los datos siguen almacenados en el terminal y pueden ser accedidas y tratadas por el responsable de la cookie.

Cookies de analítica web: a través de la analítica web se obtiene información relativa al número de usuarios que acceden a la web, el número de páginas vistas, la frecuencia y repetición de las visitas, su duración, el navegador utilizado, el operador que presta el servicio, el idioma, el terminal que utiliza, o la ciudad en la que está asignada la dirección IP. Información que posibilita un mejor y más apropiado servicio por parte de esta web.

Aceptación del uso de cookies.

Asumimos que usted acepta el uso de cookies. Sin embargo, usted puede restringir, bloquear o borrar las cookies de esta web o cualquier otra página a partir de la configuración de su navegador.

A continuación le mostramos las páginas de ayuda de los navegadores principales: