Azúcar, diabetes e hiperglucemia

Azúcar, diabetes e hiperglucemia

Como prevenir y tratar los problemas derivados del azúcar: diabetes e hiperglucemia.

Dependiendo de muchos factores y variables, a partir de cierta edad parece más común contraer alguna dificultad con la abosricón correcta del azúcar. Nos damos cuenta de ello una día que vamos al médico y nos enseña la analítica. El azúcar está por encima de 100. Pensamos que como nunca hemos tenido problemas con el azúcar no los vamos a tener, pero no nos damos cuenta que cualquier tipo de dolencia no aparece de la mañana a la noche. Más bien se trata de año tras año de no tener cuidado con los excesos, de no vigilar lo que comemos, de no tener en cuenta los signos que nuestro cuerpo nos envía, lo que nos lleva a contraer las enfermedades y, por supuesto, el azúcar alto no es una excepción. A partir de problemas con el azúcar aparecen enfermedades como la diabetes tipo II, la hiperglucémia, (niveles elevados de azúcar en sangre) o resistencia a la insulina.

A estas dolencias se las conoce como resistencia a la insulina, generalmente. Esto quiere decir que nuestro organismo a creado una resistencia a la liberación de insulina, la hormona encargada de gestionar el azúcar en sangre. Al no liberarla correctamente empiezan a subir los niveles en sangre y ahí es cuando aparece en la analítica y nos dicen que somos diabéticos. Las manos a la cabeza.

Pues bien, como siempre la prevención va a ser nuestra primera y más importante arma. Pero, ¿qué hacer si ya me han diagnosticado azúcar elevado, es decir, hiperglucemia?

Lo primero de todo va a ser conocer que es lo que sucede en nuestro organismo para saber como funciona la enfermedad. Este es un primer paso para empezar a hacernos responsables de nuestra salud.

La resistencia a la insulina sucede cuando el organismo no es capaz de fabricar ni liberar la cantidad de insulina suficiente para gestionar los azúcares que ingerimos. De este modo se empieza a acumular demasiado azúcar en sangre, que es lo que conocemos como hiperglucemia y que es lo que vemos cuando nos hacen una analítica y el valor nos sale por encima de 100.

La resistencia a la insulina primero se da en el hígado, lejos de lo que la mayoría de las personas piensan, que es que se da en el páncreas. Efectivamente y en una segunda instancia la resistencia a la insulina también se dará en el páncreas, pero primero creamos lo que se denomina “resistencia a la insulina hepática”. Esto sucede porque cuando se empieza a crear la resistencia a la insulina y empezamos a sufrir de hiperglucemia, el organismo libera gran cantidad de ácidos grasos libres, (AGL a partir de ahora). Estos se acumulan en el hígado y provocan esteatosis hepática, (hígado graso). Este exceso de AGL en el hígado empieza a provocar la resistencia a la insulina hepática.

Esto no es lo único que provoca, ya que en este proceso se liberan citocinas proinflamatorias y descienden las citocinas antiinflamatorias, provocando estrés oxidativo, es decir, envejecimiento e inflamación de las células de manera prematura. Las citocinas son proteínas responsables de la comunicación intercelular.

Bueno, un cuadro nada alentador. Tenemos un hígado inflamado, los procesos inflamatorios del organismo disparados, los procesos antiinflamatorios del organismo capados, estrés oxidativo, liberación de AGL desmesurada, principio de resistencia a la insulina hepática, hiperglucemia y muchos números de acabar en cirrosis hepática. No mola mucho, la verdad.

Más adelante, cuando el hígado ya ha creado la resistencia a la insulina, (téngase en cuenta que durante este procesos es muy común no tener signos de diabetes), empieza a agotarse el páncreas y empieza a hipofuncionar en la liberación de la hormona y, por ende, empieza a subir el azúcar en sangre, provocando la temida hiperglucemia, primer paso que desenvocará en una diabetes. Siguiente analítica con la mala noticia: resistencia a la insulina, principio de diabetes.

Otras formas de padecer resistencia a la insulina suelen estar acompañadas de:

- Sobrepeso (Perímetro abdominal elevado)
- Tensión arterial alta (HTA, hipertensión arterial)
- Colesterol elevado (>250)
- Hiperglucemia

A Esto se le llama síndrome metabólico. No dejan de ser diversas alteraciones orgánicas que se juntan porque unas favorecen a las otras.

El problema que nos vamos a encontrar cuando nos diagnostican una cosa o la otra va a ser el método de tratamiento que la medicina convencional nos va a ofrecer. Fármacos con efectos indeseables, ninguna recomendación nutricional, efectos secundarios que nos van a llevar a otros fármacos con otros efectos secundarios… En fin, un no acabar.

Desde el punto de vista de la naturopatía se trabaja el organismo como un todo, se trata la raíz del problema y se erradica en principio del desorden, dando al organismo la posibilidad de regenerarse y curarse a sí mismo.

¿Cómo? Muy sencillo, se deben seguir ciertos pasos muy concretos marcados por su especialista en naturopatía y nutrición.

Efectivamente, el cambio en la nutrición va a ser determinante. Es decir, la reducción de azúcares simples es imperativa. Después se puede tratar tanto la esteatosis hepática como las resistencia a la insulina hepática y pancreática.

Si además se suma el síndrome metabólico, se añadirían otros elementos necesarios para tratar los demás desórdenes.

En todo caso: Cuidad de vuestro hígado, vigilad con la ingesta de azúcares simples, bebed agua y depurad vuestro organismo periódicamente.

Para tratar la diabetes desde aquí recomendamos: Gymnema silvestre, cromo, l-carnitina, berberina, cúrcuma, enzimas digestivas, depurativos hepáticos, ácidos grasos poliinsaturados… Como veis existen múltiples opciones y todas ellas válidas. Así que ya sabéis, a cuidarse y cualquier duda, aquí estamos para vosotros.

Si te ha parecido interesante esta información, te invito a que te suscribas a nuestro newsletter. Así no te perderas ninguno de nuestros escritos / vídeos xD.

Salud

Pau Elias Mondelo
Naturópata y Coach en Nutrición Ortomolecular
Colegiado Nº 3248 ONC Fenaco

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación así como para tareas de análisis. Al continuar navegando, entendemos que acepta el uso de cookies

¿Qué son las cookies?

Una cookie es un pequeño archivo que se almacena en el ordenador del usuario y nos permite reconocerlo. El conjunto de cookies nos ayuda a mejorar la calidad de nuestra web, permitiéndonos controlar qué páginas encuentran nuestros usuarios útiles y cuáles no.

Las cookies son esenciales para el funcionamiento de Internet, aportando innumerables ventajas en la prestación de servicios interactivos, facilitándonos la navegación y usabilidad de nuestra web. Tenga en cuenta que las cookies no pueden dañar su equipo y que, a cambio, si son activadas nos ayudan a identificar y resolver los errores.

¿Que tipo de cookies utiliza esta página web?

Cookies propias: son aquellas que se envían al equipo del usuario desde un equipo o dominio gestionado por el editor y desde el que se presta el servicio solicitado por el usuario.

Cookies de terceros: son aquellas que se envían al equipo del usuario desde un equipo o dominio no gestionado por el editor sino por otra entidad que analiza los datos obtenidos.

Cookies persistentes: son un tipo de cookies en el que los datos siguen almacenados en el terminal y pueden ser accedidas y tratadas por el responsable de la cookie.

Cookies de analítica web: a través de la analítica web se obtiene información relativa al número de usuarios que acceden a la web, el número de páginas vistas, la frecuencia y repetición de las visitas, su duración, el navegador utilizado, el operador que presta el servicio, el idioma, el terminal que utiliza, o la ciudad en la que está asignada la dirección IP. Información que posibilita un mejor y más apropiado servicio por parte de esta web.

Aceptación del uso de cookies.

Asumimos que usted acepta el uso de cookies. Sin embargo, usted puede restringir, bloquear o borrar las cookies de esta web o cualquier otra página a partir de la configuración de su navegador.

A continuación le mostramos las páginas de ayuda de los navegadores principales: