El colágeno: piel y articulaciones saludables de manera natural

El colágeno: piel y articulaciones saludables de manera natural

Ayuda a tu cuerpo a mantener una piel y unas articulaciones saludables dándole el aporte adecuado de colágeno.

 

El colágeno es una proteína que crea diferentes tipos de fibras. La producen todos los animales y es el componente más abundante de la piel y los huesos. Hay 21 tipos de colágeno diferentes y cada uno de ellos con funciones muy específicas. En lo que a este artículo se refiere hablaremos de los tipos de colágenos más usados comúnmente por los consumidores de productos dietéticos, el tipo I, II y III.

Vamos a intentar que se entiendan las diferencias entre cada uno de ellos para que sepáis escoger el más adecuado a vuestras necesidades.

Primero de todo, vamos a explicaros para que se usa cada uno de estos tipos:

- Tipo I: La encontramos en la piel, el tendón, la dentina, la córnea y el hueso.

- Tipo II: La encontramos principalmente en el cartílago.

- Tipo III: La encontramos en el tejido conjuntivo laxo, (que derivará en tejido cartilaginoso, óseo y cordial), en las paredes de los vasos sanguíneos y la dermis.

Sabiendo esto, ahora nos vamos a centrar en los usos que le podemos dar. Por ejemplo, el colágeno tipo I y tipo III se suelen utilizar más en casos en que queramos mejorar la elasticidad de la dermis, la capa media de la piel. Así tendrán un uso más cosmético que articular. En cambio, el colágeno tipo II se centrará sólo en el cartílago. Esto quiere decir que, si nuestra estrategia para mejorar la degeneración del cartílago pasa por consumir colágeno, el del tipo II sería el más adecuado.
Es muy importante tener esto en cuenta en el momento de elegir un colágeno en la dietética.

¿Por qué os digo esto?

Muy sencillo. La mayoría de colágenos del mercado son una mezcla de dos o más de sus tipos. Es extremadamente común encontrar productos a base de colágeno en que no se especifica el tipo. En cambio, sí se nos habla del origen. Es decir, encontramos colágeno marino, colágeno porcino o colágeno bovino, rara vez colágeno aviar, pero no determina el tipo de colágeno que vamos a comprar, sólo el origen. Así, si queremos saber qué tipo de colágeno lleva el producto que queremos comprar lo deberemos preguntar al Naturópata de la dietética.

Veréis que existe una diferencia en el precio cuando comparas el colágeno tipo I o/y tipo III con el del tipo II. El del tipo II suele ser más caro porque es más difícil de extraer, pero también es el más adecuado cuando buscamos una regeneración articular. Este colágeno es un precursor del líquido sinovial, (el líquido que rodea a las articulaciones y que tiene dos funciones principales: lubrificar la articulación y aportar nutrientes a ésta. Tendremos en cuenta que los nutrientes viajan a la articulación a través de la sangre y del líquido sinovial). También mejora la elasticidad del tejido blando, hablamos del tendón, el cartílago y el ligamento. Esto lo hace cruzando fibras de colágeno con otras fibras de ácido hialurónico.

Si por el contrario, lo que queremos es mejorar la calidad de la piel, el colágeno tipo I y tipo III tienen una importante incidencia sobre la dermis, la capa media de la piel. Aportando un tejido sobre el cual mejorar la elasticidad de ésta. De ahí la diferencia de precio, ya que el método de extracción es mucho menos costoso.

Otros datos de interés sobre el colágeno:

- Todos los tipos de colágeno que necesita el organismo los fabrica él mismo. Así, los protocolos que se sigan con colágeno exógeno deberán de ser de tres meses y hacer un descanso de tres meses más.

- Los meses en que se descansa del protocolo con colágeno se puede combinar con Glucosamina y Chondroitina, para mejorar la inflamación y la regeneración.

- El colágeno, por definición, es de origen animal. Si eres vegetariano o vegano no puedes tomar colágeno. Tienes que saber que el colágeno está formado por tres aminoácidos concretos y estos sí que se pueden encontrar en forma vegetal: prolina, lisina y glicina.

- La Vitamina C es determinante en el momento de fijar el colágeno. Así que no sería mala idea tomar Vitamina C mientras se hace un protocolo de colágeno.

- Antes se consumía mucho colágeno en la dieta a través de los pies de cerdo, las orejas de cerdo u otros alimentos cartilaginosos. Hoy en día esos alimentos han desaparecido bastante de la dieta y por tanto no se ingiere tanto. (Con esto no queremos decir que se tenga que consumir esos productos, ojo).

¡Salud!

Pau Elias Mondelo
Naturópata y Coach en Nutrición Ortomolecular
Colegiado Nº 3248 ONC Fenaco

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación así como para tareas de análisis. Al continuar navegando, entendemos que acepta el uso de cookies

¿Qué son las cookies?

Una cookie es un pequeño archivo que se almacena en el ordenador del usuario y nos permite reconocerlo. El conjunto de cookies nos ayuda a mejorar la calidad de nuestra web, permitiéndonos controlar qué páginas encuentran nuestros usuarios útiles y cuáles no.

Las cookies son esenciales para el funcionamiento de Internet, aportando innumerables ventajas en la prestación de servicios interactivos, facilitándonos la navegación y usabilidad de nuestra web. Tenga en cuenta que las cookies no pueden dañar su equipo y que, a cambio, si son activadas nos ayudan a identificar y resolver los errores.

¿Que tipo de cookies utiliza esta página web?

Cookies propias: son aquellas que se envían al equipo del usuario desde un equipo o dominio gestionado por el editor y desde el que se presta el servicio solicitado por el usuario.

Cookies de terceros: son aquellas que se envían al equipo del usuario desde un equipo o dominio no gestionado por el editor sino por otra entidad que analiza los datos obtenidos.

Cookies persistentes: son un tipo de cookies en el que los datos siguen almacenados en el terminal y pueden ser accedidas y tratadas por el responsable de la cookie.

Cookies de analítica web: a través de la analítica web se obtiene información relativa al número de usuarios que acceden a la web, el número de páginas vistas, la frecuencia y repetición de las visitas, su duración, el navegador utilizado, el operador que presta el servicio, el idioma, el terminal que utiliza, o la ciudad en la que está asignada la dirección IP. Información que posibilita un mejor y más apropiado servicio por parte de esta web.

Aceptación del uso de cookies.

Asumimos que usted acepta el uso de cookies. Sin embargo, usted puede restringir, bloquear o borrar las cookies de esta web o cualquier otra página a partir de la configuración de su navegador.

A continuación le mostramos las páginas de ayuda de los navegadores principales: