Como frenar la caída del cabello y mejorar su crecimiento.

En esta entrada os explicamos como frenar la caída del cabello y mejorar su crecimiento de forma natural.

La caída del cabello afecta tanto a hombres como a mujeres y las causas son muy diversas, desde cuestiones hormonales, medicación o estrés. Evidentemente existen otras causas y motivos, y desde la medicina natural el objetivo es averiguar el detonante y esa causa para determinar el tratamiento más eficaz y más seguro.

Muchos somos los que nos preocupamos por la caída capilar. Ciertamente existen personas que pasan olímpicamente de la caída del cabello y de muchas otras cosas, pero la sociedad en la que vivimos, que nos conmina a cuidarse a nivel estético no deja mucho margen para la calvicie. Además, nuestra propia memoria nos delata cuando recordamos nuestra cabellera de jóvenes y vemos en lo que se ha transformado: una serie de pelos sueltos y finos que da más vergüenza llevar que otra cosa. Aun así, si éste no es tu caso y tan sólo notas una leve caída, sigue leyendo y mírate el vídeo. Nunca se sabe...

Los factores que llevan a la caída capilar son diversos, desde hereditarios (gracias padres…), a la edad, el estrés y las circunstancias estresantes, pasando por el tabaquismo, el alcoholismo o la mala alimentación, las situaciones estresantes y el estrés, los medicamentos, ciertas enfermedades, (diabetes, cáncer…), tratamientos agresivos, pérdida significativa de peso, la dieta, malnutrición, carencia de nutrientes… en fin, la de San Quintín… ¿habíamos comentado el estrés?

Sea cual sea el motivo de tu pérdida de densidad en el cabello o de la caída sin más, existen ciertas cosas que puedes hacer para prevenir la caída o mejorar la calidad del cabello ya existente. ¿Queréis saber cuáles son? Ahí van:

10 tips para frenar la caída del cabello y merjorar su crecimiento:

  • Come bien, haz deporte, bebe suficiente agua y evacua cada día.
  • Toma suplementos que equilibren la dieta correcta que ya llevas.
  • Trata con cariño tu cabello: no lo estires en demasía, lávalo con cuidado, no lo expongas demasiado a la luz ultravioleta…
  • Deja de fumar… no hace falta que añada nada más, ¿no?
  • Si tomas fármacos, lee primero el prospecto, allí pone si puede afectar a tu cabello.
  • Masajea suavemente el cuero cabelludo cada día. Activarás la circulación y la llegada de oxígeno y nutrientes a la zona.
  • Evita los potingues e historias diversas de mala calidad compradas en el supermercado o en las farmacias. No te creas todo lo que dice la publicidad, tu cabello lo pagará.
  • Usa productos ecológicos y sin químicos para el cuidado de tu cabello y del de los tuyos.
  • Usa champús ecológicos, placentas vegetales, mascarillas orgánicas y suplementos específicos para la caída del cabello. Pregunta a tu terapeuta, pregúntanos.
  • Si la calvicie es androgénica, busca información sobre cómo inhibir la producción de testosterona.

Estos consejos y muchos más te dará tu terapeuta para ayudarte en tu periplo hacia la melena deseada. En el caso de la calvicie hereditaria, parece ser que el exceso de testosterona conlleva un exceso de dehidroepiandrosterona, la cual hace que fabriquemos más cantidad de una enzima llamada 5-alfa-reductasa, que parece ser la causante de la pérdida de cabello.

Vamos a hablaros un poco más específicamente de las causas que hemos enumerado para que nos hagamos una idea más exacta de si estamos pasando por una de esas situaciones, que podamos coger consciencia de ello y que, por último, podamos poner pies en polvorosa por una solución.

Factores hereditarios: Sí, hemos de dar las gracias a nuestros padres y antepasados de ello, y de que estemos vivos para agradecérselo también. Es cierto que existe un componente genético para la caída del cabello, es innegable. Pero también debemos de tener en cuenta que la genética necesita una vía de expresión. Esto quiere decir que si facilitamos los factores para que se dé la expresión genética, esta podrá presentarse. Si no facilitamos esta expresión, pues bueno, será más difícil.

Edad: Efectivamente la edad es uno de los factores determinantes para valorar la caída del cabello. De todos modos, con la edad, no sólo se cae el cabello, ¿verdad? Por el mismo motivo que todo lo demás, el cabello cae a una edad avanzada. A grandes rasgos os explicaremos que el deterioro celular que se da a medida que envejecemos no deja margen para otra cosa.

Estrés: Tenemos un vídeo dedicado específicamente a este tema y os recomendamos que le ehcéis un vistazo después, tanto al vídeo del estrés como al de la ansiedad. En todo caso, a modo de resumen, el estrés nos hace liberar una hormona llamada cortisol en grandes cantidades. Este proceso requiere de muchos nutrientes que el organismo debe proveer. Este desgaste de nutrientes favorece la caída del cabello.

Tabaquismo / alcoholismo: En realidad, cualquier tipo de abuso debería poder afectarnos, pero en especial, estos dos vicios demandan demasiado de nuestro organismo ya que lo estamos intoxicando. En seguida nuestro organismo reduce sus nutrientes para contrarrestar el mal de estos vicios. Antioxidantes, vitaminas, minerales, ácidos grasos… Un desastre vamos. Lo ideal, dejar los malos vicios en detrimento de la vida sana.

Mala alimentación: La dieta determina la mayoría de las cosas que nos van a suceder a lo largo de la vida. Debemos tener en cuenta que comemos, como mínimo, tres veces al día, sin descanso. La alimentación se usa para nutrir a nuestro organismo de los nutrientes que requiere para la vida, la reparación, la reproducción, etc… Esos actos los va a hacer tenga o no los nutrientes necesarios y siempre, en detrimento de nuestra salud. ¿Esto qué quiere decir? Si nuestro organismo requiere de ciertos nutrientes y no se los aportamos empezará a tirar de las reservas que tiene, cabello, piel y uñas son los principales afectados de nuestra mala decisión de no comer correctamente. El simple hecho de comer, de alimentarse, crea un elevado desgaste energético por parte de nuestro organismo que debe degradar todos esos nutrientes para que puedan comer nuestras células. Si además de tener que hacer ese trabajo, no le damos las herramientas necesarias… pues bueno, el organismo acaba buscándose la vida a costa de los nutrientes que necesitamos para otras cosas.

La alimentación debería ser rica en fibra, carbohidratos complejos, frutas y verduras frescas, algas, frutos secos crudos y remojados, semillas, legumbres y cereales integrales. El resto de alimentos los podríamos obviar.

Medicamentos: Existen medicamentos que pueden provocar la caída del cabello. Por eso, desde aquí, os recomendamos que leáis el prospecto antes de comprar el producto. ¿Qué cómo lo leo si no lo compro y no lo tengo? Internet hijos míos, internet. En vademécum.es o alguna página web similar encontraréis todos los prospectos de los fármacos y medicamentos y, por tanto, si pueden provocar caída del cabello y otros tantos efectos secundarios. En serio, pocas cosas haréis mejor que leer un prospecto de un medicamento ANTES de tomarlo.

Enfermedades: Existen ciertas enfermedades que pueden hacer que seamos más propensos a sufrir la caída del cabello. El cáncer, sin duda, es de las más conocidas, por su agresividad y los duros tratamientos a los que son sometidos las personas que lo sufren. Pero la diabetes, el lupus, la anemia ferropénica, el sida o el simple post-parto, pueden provocar la caída del cabello. Si sufres una de estas enfermedades, asegúrate de reforzar tu cabello y tu nutrición para no sufrir de la caída de cabello.

¿Y qué puedo hacer yo?

Bien, para eso os hacemos los vídeos y los artículos. Para que tengáis una idea de las cosas que podéis hacer, siempre de manera natural.

Reforzar el cabello se hace desde diferentes frentes. No tan sólo con lo que le pongamos encima. Como la mayoría de las cosas que nos pasan y que podemos ver, el origen suele ser interno. La caída del cabello tiene un origen interno casi siempre y para ello, el tratamiento debe ser interno.

Cierto es que no nos vendrá mal un champú adecuado, una mascarilla, o cualquier otro producto indicado para el cabello. Lo que sí debemos tener en cuenta con ese tipo de productos es:

  1. Que no salga en la tele. Si sale en la tele tendrá cosas que seguro que, si te explican que son, no te lo pondrías.
  2. Que no te lo hayas comprado ni en el supermercado ni en la farmacia. Viene a ser lo mismo que sale en la tele, pero de peor calidad si cabe.
  3. Que sea ecológico. Es decir, que lleve el sello de ecológico. No sólo será mejor para tu cabello y sangre, (sí, acaba entrando en tu organismo a través de los poros y llegando a sangre), sino que, además respetas el medio ambiente.
  4. Que sea indicado para tu tipo de cabello o tu tipo de problema. La persona que te atienda debe poseer unos conocimientos y ofrecerte seguridad en la compra que estás realizando. ¡Que no te vendan humo! Ya no sólo porque tiene un coste, sino porque esperamos unos resultados.

A partir de ahí, lo que la medicina natural te puede ofrecer son tratamientos específicos para mejorar el problema desde la raíz. Eso quiere decir que, en primera instancia se buscará el origen del problema. De ese modo seremos conscientes de la problemática real y podremos ofrecer el tratamiento más adecuado para cada caso en particular.

Os pongo, por ejemplo: No será el mismo tratamiento el que daremos a una persona con diabetes mellitus tipo II que una carencia alimentaria o una anemia ferropénica. Cuando el Naturópata identifica el problema es capaz de ofrecer el mejor y más adecuado tratamiento para el caso en concreto.

En todo caso, no dudes en contactar con nosotros, con tu terapeuta de confianza o con tu médico para que te pueda orientar mejor y determinar tu tratamiento. 

Pau Elias Mondelo

Naturópata y Coach en Nutrición Ortomolecular
Colegiado Nº 3248 ONC Fenaco

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación así como para tareas de análisis. Al continuar navegando, entendemos que acepta el uso de cookies

¿Qué son las cookies?

Una cookie es un pequeño archivo que se almacena en el ordenador del usuario y nos permite reconocerlo. El conjunto de cookies nos ayuda a mejorar la calidad de nuestra web, permitiéndonos controlar qué páginas encuentran nuestros usuarios útiles y cuáles no.

Las cookies son esenciales para el funcionamiento de Internet, aportando innumerables ventajas en la prestación de servicios interactivos, facilitándonos la navegación y usabilidad de nuestra web. Tenga en cuenta que las cookies no pueden dañar su equipo y que, a cambio, si son activadas nos ayudan a identificar y resolver los errores.

¿Que tipo de cookies utiliza esta página web?

Cookies propias: son aquellas que se envían al equipo del usuario desde un equipo o dominio gestionado por el editor y desde el que se presta el servicio solicitado por el usuario.

Cookies de terceros: son aquellas que se envían al equipo del usuario desde un equipo o dominio no gestionado por el editor sino por otra entidad que analiza los datos obtenidos.

Cookies persistentes: son un tipo de cookies en el que los datos siguen almacenados en el terminal y pueden ser accedidas y tratadas por el responsable de la cookie.

Cookies de analítica web: a través de la analítica web se obtiene información relativa al número de usuarios que acceden a la web, el número de páginas vistas, la frecuencia y repetición de las visitas, su duración, el navegador utilizado, el operador que presta el servicio, el idioma, el terminal que utiliza, o la ciudad en la que está asignada la dirección IP. Información que posibilita un mejor y más apropiado servicio por parte de esta web.

Aceptación del uso de cookies.

Asumimos que usted acepta el uso de cookies. Sin embargo, usted puede restringir, bloquear o borrar las cookies de esta web o cualquier otra página a partir de la configuración de su navegador.

A continuación le mostramos las páginas de ayuda de los navegadores principales: