10 consejos naturales para combatir el estreñimiento

Te explicamos el por que del estreñimiento y como lo puedes de combatir con algunos consejos naturales

¿Cuántas veces tengo que ir al baño?

Es curioso comentar que la mayoría de las personas no son conscientes de que sufren de estreñimiento. El estreñimiento es la incapacidad de evacuar, de ir de cuerpo, adecuadamente, las veces diarias necesarias. Pero ¿cuán necesario es ir de cuerpo?

Decimos que la mayoría de las personas no son conscientes de que sufren de estreñimiento porque no les afecta demasiado en su día a día. Otras personas sí que lo saben porque lo sufren. ¿Quieres saber si sufres de estreñimiento? Es muy fácil, aquí te lo explicamos.

En principio deberíamos ir de cuerpo cada vez que comemos, es decir, si comes tres veces al día, (desayuno, almuerzo y cena), deberías ir tres veces al día a evacuar. ¿No es así? Pues sufres de estreñimiento. Tal cual suena.

La mayoría de las personas no va tan solo una vez al día. He encontrado casos en que el paciente en cuestión iba de cuerpo… ¡una vez cada tres semanas!

Aunque ese es un caso extremo, es común encontrar pacientes que van cada dos, tres o cuatro días. Esto es fatal para la salud y se tiene que solucionar.

Sin ir más lejos, cuando era más joven, durante la adolescencia, yo mismo iba al baño cada cuatro días. Estaba encantado. Pensaba en todo el tiempo que me ahorraba al ir al baño cada cuatro días y lo decía con cierto orgullo. Nada más lejos de la realidad.

Las personas tenemos que comer para sobrevivir, para regenerar el desgaste del día a día, para aportar nutrientes y energía a nuestro organismo, pero recordemos que lo que nosotros comemos no es lo que comen nuestras células para hacernos funcionar. Os pongo un ejemplo: nosotros comemos una manzana, la masticamos y ensalivamos, se le añaden jugos gástricos, (ácido clorhídrico), se degrada un poco, pasa al duodeno en espera de la carga de bilis desde la vesícula biliar, se descargan, también, los jugos pancreáticos, cargados de enzimas digestivas y, todo ello, pasa al intestino delgado para absorber lo que el organismo va a usar y desechar aquello que no nos hace falta. Bien, lo que no nos hace falta va bajando por el intestino hasta que es eliminado del cuerpo, vía rectal. O esa es la idea…

El intestino es poroso, sufre de fermentaciones y putrefacciones, meteorismo, (aires, gases… pedos, vamos), convulsiones, retortijones, dolor… La flora intestinal es un ecosistema que se altera con facilidad….

Medicamentos, antibióticos, las propias fermentaciones y putrefacciones alteran su número y estado, en detrimento de la flora patógena… La mucosa intestinal sufre y se altera, se degrada hasta casi el punto de desaparecer, la pared intestinal se agrieta, se rompe, provocando la conocida hiperpermeabilidad intestinal, que deja al organismo sin filtro frente a los alimentos…

No somos conscientes de la peligrosidad de no ir al baño, pero os voy a intentar explicar, a groso modo, lo que puede suceder.

Según el Dr. Jean Seignalet, un microbiólogo nominado tres veces a premio nobel, la mayoría de las enfermedades autoinmunitarias derivan de la mala salud intestinal. El Dr. Seignalet dice que cuando la pared intestinal se rompe, (hiperpermeabilidad), es posible que se cuelen al torrente sanguíneo ciertas macromoléculas. Estas activarían al sistema inmunitario, pues el organismo sabe que no deben estar en sangre, provocando una serie de reacciones que acabarán por crear una reacción autoinmunitaria. En el mejor de los casos una intolerancia alimentaria, en el peor… bueno, ya sabemos que son las enfermedades autoinmunitarias.

Según la medicina tradicional china, el intestino, (nuestro órgano más grande), es nuestro segundo cerebro. El sistema digestivo tiene cien millones de neuronas y es común encontrar a personas con depresiones, ataques de ansiedad o de pánico, con descomposición. No retienen el agua. La mayoría de la serotonina, la “hormona de la felicidad”, vive en nuestro intestino… bueno, en condiciones óptimas esto debe ser así…

La pared del intestino es porosa, si no evacuamos la mayoría de lo que allí hay, se reabsorbe y vuelve al torrente sanguíneo, en forma de toxina. El organismo debe volver a llevar a cabo el proceso de eliminación de esos tóxicos, con el desgaste de nutrientes que eso presupone, antioxidantes, nutrientes esenciales para ciertas transformaciones metabólicas que se deberán llevar a cabo para la eliminación de las toxinas, además acidifica al organismo, que tiene un pH ligeramente alcalino. Nuestras células flotan en un líquido, llamado líquido intersticial. El agua del organismo la reabsorbemos en el colon, si no vamos al baño podemos decir, literalmente, que estamos bañando a nuestras células en una infusión de m…

En fin, no ir al baño es el principio de infinidad de problemas, os listo unos cuantos para ver si los identificáis en vosotros y, si no vais bien de cuerpo, le pongáis remedio para mejorar vuestra calidad de vida, antes de que sea algo grave.

- Ansiedad
- Fatiga
- Estrés
- Dolor abdominal
- Meteorismo (gases)
- Cansancio
- Dolor de cabeza
- Migrañas
- Pesadez muscular
- Malas digestiones
- Dispepsias (alteraciones del aparato digestivo)
- Somnolencia

Y un sinfín de otros síntomas. Si vas poco al baño y sufres de alguna de estos síntomas, quizás sea el momento de mirarlo. Recuerda que la prevención es siempre nuestra mejor herramienta, antes de que se presente un problema, que puede ser más difícil de arreglar.

10 consejos naturales para ir mejor al baño y combatir el estreñimiento:

1. Mejora la ingesta de agua

Esto no sólo te va a ir bien para mejorar la eliminación intestinal. Beber agua mejorará tu piel, tu cabello, tu energía, la capacidad de desintoxicarte, alcalinizará tu organismo, te ayudará con las rampas o calambres, mejorará tu diuresis y tu circulación… Pero también mejorará la motilidad intestinal, favoreciendo la eliminación de residuos, ya que se mezcla con la fibra soluble en el intestino y ayuda a arrastrar los deshechos que quedan pegados a la pared intestinal, limpia el intestino.

2. Mejora la ingesta de fibra

La mayoría de las personas se preocupa de la cantidad de proteína que consume, como si fuese lo más necesario, pero recordemos que en la pirámide alimentaria facilitada por la OMS pone a los carbohidratos por encima de los demás macronutrientes y son la base de una buena dieta. No debemos confundir los hidratos de carbono simples y desnaturalizados, como la bollería industrial, los snacks, el pan blanco o el cereal refinado, como el arroz blanco, con los hidratos de carbono que nos recomienda consumir la OMS, cereal integral, legumbres, fruta y verdura… Estos hidratos de carbono son fuente natural de fibra soluble, que ayuda y facilita la formación de un bolo digestivo a nivel intestinal adecuado para favorecer el peristaltismo y la eliminación. Recordad que al mezclarse con el agua mejorará la consistencia de las heces, haciéndolas blandas y fáciles de eliminar. Fruta, fruta, fruta…

3. Mejorar el ejercicio físico

Efectivamente, mantener el cuerpo en marcha favorece muchas de las funciones orgánicas que el cuerpo lleva a cabo a lo largo del día, pero una de las que más se ve beneficiada dentro de estas funciones el la de la evacuación. Hacer ejercicio hace que tengamos una musculatura sana, una circulación correcta, eliminará las hemorroides, facilitando la evacuación y eliminando el dolor y la picazón, además de todos los otros extraordinarios beneficios que presupone practicar ejercicio leve diario. No hace falta que os matéis.

4. Mejora el descanso

Dormir correctamente y el tiempo suficiente no sólo te permitirá tener una mejor eliminación de residuos de tu organismo. Cuando duermes bien y suficiente, tu organismo tiene margen para limpiar y reparar a tu cuerpo, mejorando las funciones de eliminación de toxinas y de reparación de tejidos. Una musculatura relajada, unos nervios relajados, son básicos para mejorar la eliminación intestinal.

Si necesitas ayuda para conciliar el sueño hecho un vistazo a esto. Si tu problema es que tu sueño no es profundo y/o te despiertas de madrugada, esto  te puede ayudar.

5. Medita, dedícate un tiempo para ti

Los beneficios de la meditación están someramente comprobados y no os vamos a sermonear sobre ellos. Baste decir que dedicarse un tiempo diario para cada uno, personal e intransferible, va a mejorar nuestro estado de ánimo, nuestro humor, va a hacer bajar el estrés, una de las causas principales que provocan estreñimiento, va ha hacer bajar la tensión arterial, favoreciendo la salud cardíaca y respiratoria, y favoreciendo, de este modo, un estado de ánimo óptimo para una vida ordenada.

Si nunca has meditado y quieres una pequeña guía de iniciación, puedes solicitar la nuestra de forma gratuita aquí.

6. Sé ordenado con tu tiempo

Durante el día hay tiempo para todo. Pero ese “todo” debe tener un orden. Con esto queremos decir que es ideal acostumbrar al organismo a evacuar siempre a la misma hora. Igual que el que se acostumbra a levantarse por la mañana sin necesidad de oír un despertador, del mismo modo, podemos acostumbrar a nuestro cuerpo a ir al baño siempre a las mismas horas. Esto hará que siempre puedas ir de cuerpo donde tu decidas, por ejemplo, en la comodidad de tu casa y que nada interrumpa ese momento esencial de eliminación de tóxicos de tu organismo, que quiere mantenerse siempre joven y vital.

7. Mantén una limpieza y un orden adecuados de tu casa y en tu cuerpo

Las personas limpias y ordenadas lo son por dentro y por fuera y tu cerebro así lo entiende. Tener un orden en tu hogar, oficina o puesto de trabajo ayudará a que tengas un orden en tus necesidades orgánicas, fueren las que fueren. Del mismo modo, la higiene corporal, se mide tanto a nivel externo como interno. No puede ser que nos duchemos cada día y vayamos al baño cada dos o tres. Solo nos engañamos a nosotros mismo. El aspecto de dentro se acabará reflejando en el aspecto externo. Esto mejorará tu aspecto, te sentirás más joven, más vital, con más energía, y esto aumentará tu autoestima y tu estado de ánimo.

8. Infusiones de hierbas

Existen multitud de plantas que te pueden ayudar a evacuar adecuadamente si todo lo demás te falla o mientras intentas acostumbrarte a tus nuevos hábitos de vida saludable. El ruibarbo, la genciana, la cáscara sagrada, el sen… En fin, mogollón de infus para tu salud intestinal.

9. Depuraciones estacionales

Existen plantas y nutrientes depurativos  del hígado, del riñón, de los pulmones… Mantener el organismo limpio por dentro, como ya decíamos, es tan o más importante que mantenerlo por fuera. Este tipo de depuraciones se hacen con jarabes a base de extractos de plantas y aminoácidos y ayudan a mantener un óptimo funcionamiento interno, de los órganos que hacen de filtros para el organismo.

Si quieres más información sobre deuraciones tienes una explicación estendida en este vídeo.

10. Laxantes drásticos y otros métodos

Por último, si con todo, aún tienes problemas para ir al baño, existen otros métodos, como los laxantes  drásticos, irritantes del intestino. No se puede abusar de ellos, pero pueden ser una buena ayuda en momentos de necesidad. Además, podéis valorar hacer hidroterapia de colon, en que se pone una cánula vía rectal para limpiar el intestino, las lavativas, las peras para el baño, que podéis encontrar en cualquier comercio especializado. Recuerda utilizar productos de calidad, que no te den gatoporliebre.

Conclusión:

Tienes que evacuar como mínimo una vez al día, idealmente dos y tres veces. Un organismo limpio es el principio de una vida feliz y completa. La vitalidad, el estado de ánimo, la libertad… No dejéis que se vuelva un problema grave y pedid consejo, os ayudaremos a mejorar vuestra calidad de vida con las deposiciones diarias necesarias.

Salud!

Pau Elias Mondelo
Naturópata y Coach en Nutrición Ortomolecular
Colegiado Nº 3248 ONC Fenaco

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación así como para tareas de análisis. Al continuar navegando, entendemos que acepta el uso de cookies

¿Qué son las cookies?

Una cookie es un pequeño archivo que se almacena en el ordenador del usuario y nos permite reconocerlo. El conjunto de cookies nos ayuda a mejorar la calidad de nuestra web, permitiéndonos controlar qué páginas encuentran nuestros usuarios útiles y cuáles no.

Las cookies son esenciales para el funcionamiento de Internet, aportando innumerables ventajas en la prestación de servicios interactivos, facilitándonos la navegación y usabilidad de nuestra web. Tenga en cuenta que las cookies no pueden dañar su equipo y que, a cambio, si son activadas nos ayudan a identificar y resolver los errores.

¿Que tipo de cookies utiliza esta página web?

Cookies propias: son aquellas que se envían al equipo del usuario desde un equipo o dominio gestionado por el editor y desde el que se presta el servicio solicitado por el usuario.

Cookies de terceros: son aquellas que se envían al equipo del usuario desde un equipo o dominio no gestionado por el editor sino por otra entidad que analiza los datos obtenidos.

Cookies persistentes: son un tipo de cookies en el que los datos siguen almacenados en el terminal y pueden ser accedidas y tratadas por el responsable de la cookie.

Cookies de analítica web: a través de la analítica web se obtiene información relativa al número de usuarios que acceden a la web, el número de páginas vistas, la frecuencia y repetición de las visitas, su duración, el navegador utilizado, el operador que presta el servicio, el idioma, el terminal que utiliza, o la ciudad en la que está asignada la dirección IP. Información que posibilita un mejor y más apropiado servicio por parte de esta web.

Aceptación del uso de cookies.

Asumimos que usted acepta el uso de cookies. Sin embargo, usted puede restringir, bloquear o borrar las cookies de esta web o cualquier otra página a partir de la configuración de su navegador.

A continuación le mostramos las páginas de ayuda de los navegadores principales: