La dieta Atkins o dieta Keto

La dieta Atkins o dieta Keto

Origen y beneficios de esta dieta, acompañados de mi testimonio personal.

Hoy os traemos un nuevo tema relacionado con la actualidad y salud: la dieta cetogénica o dieta keto.

Esta dieta parte del famoso cardiólogo llamado Robert C. Atkins en la década de los 60. La idea de esta dieta era la de limitar el consumo de hidratos de carbono y promocionar el consumo de proteínas y grasas. Así nació la dieta Atkins. ¿Con qué finalidad? Dudo mucho que nuestro buen amigo Robert tuviese idea de qué razón tendría cuando propuso este tipo de dieta en relación a lo que actualmente se consume. Debemos añadir que el trigo no fue modificado genéticamente en masa hasta la década de los 70, así que esta dieta fue visionaria y futurista.

Actualmente ha habido ciertas modificaciones con los principios promulgados por el Dr. Atkins así que la Dieta Atkins ha cogido el nombre de Dieta Cetogénica o Dieta Keto, (que no deja de ser una abreviatura de “cetogénica” y no deja de hacer referencia a aquellos tipos de dieta con un alto contenido en grasa y bajo consumo de hidratos de carbono).

Bueno, habiendo explicado ya un poco la historia de la dieta, vamos a lo que nos toca hoy: ¿por qué debería ser bueno hacer esta dieta y no otra? Bien, os voy a dar razones científicas, por supuesto, pero también partidistas, ya que soy un fiel seguidor de este tipo de dietas.

Para empezar, debemos tener un poco de idea de lo que vamos a hacer y porqué. ¿Por qué reducir los hidratos de carbono? Los hidratos de carbono son azúcares. Ya está. Tú comes hidratos de carbono y tu organismo necesita glúcidos. A este proceso se le llama nutrición. Es importante que quede claro este concepto. 

“Tu cuerpo come una manzana, tu organismo se alimenta de sus nutrientes”

No es lo mismo. Existen tres tipos de macronutrientes. Lo que tú comes:

  • Grasas
  • Hidratos de Carbono
  • Proteínas

Pero tu organismo come otra cosa. La transformación de estos tres macronutrientes:

  • Ácidos grasos (para las grasas)
  • Glúcidos (para los hidratos de carbono, carbohidratos o azúcares)
  • Aminoácidos (para las proteínas)

Esto es muy importante que quede claro porque de ese modo seremos capaces de entender el porqué de que no debamos ingerir azúcares.

Cuando comemos el organismo separa los glúcidos sobrantes como un almacén de energía. Primeramente, las mitocondrias, los orgánulos celulares encargados de producir energía en la célula, usan los glúcidos y el oxígeno para producir esa energía y para que se puedan dar los diferentes metabolismos del organismo: transformaciones metabólicas, endocrinas, movimiento, digestión, etc… Todo el azúcar (hidratos de carbono) sobrante lo enviaremos al hígado y a la musculatura en forma de glucógeno como almacén de energía, para cuando necesitemos reservas: hacer deporte, actividad cognitiva elevada, etc…

Sucede que la cantidad de hidratos de carbono, carbohidratos o azúcares que ingerimos es más elevada de lo que nuestros almacenes corporales pueden almacenar así que, ¿qué hace nuestro organismo? Inteligentemente lo transforma en grasa ya que, si bien sí hay un límite en el azúcar que podemos almacenar, no lo hay en la grasa. Así que podemos engordar y engordar sin problema, no te preocupes, no hay límite en la cantidad de grasa que puedes tener. Pero, ¿eso es lo que queremos? ¿Os explico un poco más?

Cuando comes el organismo debe regular lo que entra para que no haya colapso del sistema. Lo hace a través de una hormona llamada insulina. La insulina es una hormona que se crea en el páncreas y que este libera en presencia de carbohidratos para su absorción a nivel celular. En las membranas celulares existen unos receptores de la hormona insulina, se trata de una glicoproteína y, a la vez, una enzima, que se activa para dejar pasar a la insulina dentro de la célula con la molécula de azúcar. Cuando los niveles de azúcar están llenos, no deja pasar más insulina y el azúcar sobrante deberá ser llevado en forma de glucógeno al hígado y a la musculatura. De nuevo, cuando los niveles de glucógeno llegan a su máximo, el organismo empieza a transformar el azúcar en grasa.

A modo de resumen podemos decir que si estás comiendo, estás activando la insulina y cuando no estás comiendo estás quemando azúcar sobrante.

Esta es la relación directa entre el sobrepeso y el azúcar. Lejos de lo que puedas creer acerca de la grasa que consumes, lo que engorda es el azúcar que se transforma en grasa, no la grasa que comes.

Así que vamos a tener que redefinir nuestros conceptos sobre lo que nos hace ganar peso y lo que no. Perfecto. La dieta cetogénica, o keto, tiene en cuenta esto y te dice que debes ingerir menos azúcares para adelgazar.

El otro gran problema de la ingesta de azúcar es que esos receptores insulínicos de las células se hartan de intentar hacer entrar azúcar, debido a la gran cantidad que ingerimos a lo largo del día, estos receptores se saturan y saturan, los hacemos trabajar en todo momento… pan, pastas, arroz, dulces, alcohol, harinas, pastelería, bollería, cereales de desayuno, almidones… nuestro páncreas se agota, no para de liberar insulina para intentar regular los niveles de azúcar. Los receptores de insulina se agotan creando resistencia a la insulina, no quieren dejar pasar más azúcar, están agotados. Poco a poco necesitas más cantidad de insulina para regular la misma cantidad de azúcar hasta que finalmente creas una resistencia a la insulina: diabetes tipo II.

Tu cuerpo ya no es capaz de absorber el azúcar que entra a raudales por la dieta y pasas a tener que inoculartela insulina tú mismo para poder regular los nuevos niveles de azúcar en sangre. La mayoría de las personas ni tan solo dejan de consumir azúcares en estas circunstancias, ya que nadie les explica los cambios que deberían hacer para mejorar su salud.

La dieta keto va a evitar que esto suceda ya que promulga el bajo consumo de hidratos de carbono, es decir, azúcares.

En la primera fase de la dieta cetogénica hacemos una ingesta casi nula de hidratos de carbono, hasta 20 o 25 gramos de hidratos de carbono en todo el día. Esta fase se suele mantener un mes para entrar en una segunda fase, en que la ingesta de hidratos de carbono diarios pasa a ser de 50 gramos. Es común ver que antes de entrar en la fase 1 la gente suele hacer un pequeño ayuno de entre 1 y 3 días, pero se podría hacer directamente.

Durante este proceso, el cuerpo se queda sin reservas de azúcar. Se quema todo el glucógeno que se tenía almacenado en el hígado y en la musculatura. Con “se quema” queremos decir que se usa como energía pero, ¿qué pasa si nuestro organismo necesita azúcares y no tiene? Bien sencillo y la respuesta a la dieta keto: transforma la grasa en azúcar. Fantástico, ¿no?

Tendréis muchas preguntas al respecto, lo sé. Vamos a intentar responder a algunas de ellas.

¿Cómo transforma el cuerpo la grasa en azúcar?

  • Lo primero de todo es entender que nuestro organismo SÍ requiere de azúcar para vivir. Así que lo obvio es pensar que si no ingerimos azúcar nos dará un telele. No es así. Nuestro organismo tiene un proceso específico para crear azúcar a partir de las grasas. Este proceso se llama cetogénesis. Gracias a este proceso, si tenemos grasas y, creedme, tenemos grasas (sólo el cerebro está compuesto por un 60% de grasas), pero no hay azúcar en el cuerpo, (estado de cetosis), nuestro organismo envía moléculas de grasas guardadas durante el elevado consumo de azúcares en la dieta, al hígado para ser transformadas de nuevo en moléculas de azúcar. ¡Maravilloso! 

¿Esto quiere decir que quemamos grasa porque no tenemos azúcar?

  • Efectivamente. Eso quiere decir. Cuando el organismo detecta ausencia de azúcares en la célula, y en el hígado y musculatura en forma de glucógeno, enciende el sistema de cetogénesis. Empieza a recoger moléculas de grasa almacenadas en el cuerpo para llevarlas al hígado y, una vez allí, transformarla en azúcar y tener así lo que necesita para la vida. 
  • Así de fácil. Si dejas de comer hidratos de carbono adelgazarás. Tu cuerpo quemará las grasas para fabricar el azúcar que necesita.
  • Por el contrario, si no dejas de comer azúcar, tu cuerpo nunca quemará grasas. Así de fácil también.

Todos estos procesos son fisiológicos y no guardan mucho secreto. Lo puedes buscar, te puedes informar, puedes ser crítico o crítica hasta encontrar la verdad y, finalmente, verás que lo que aquí te decimos es cierto. Fuera de esto, quiero hablarte de mí caso en particular.

Hace ya años que sigo este tipo de dietas. Hago ayunos regulares, mono-dietas, una semana a base de zumos, quince días bebiendo sólo agua sin comer nada, etc… Pero, de normal, la dieta baja en carbohidratos, la dieta Atkins, (me gusta llamarla así en honor al cardiólogo que la inventó), es la dieta que suelo seguir en mi día a día.

No tengo sobrepeso, los que me seguís en vídeos ya veis que soy más bien delgado. Los beneficios de seguir una dieta baja en hidratos de carbono son muy diversos y no tienen porqué tener nada que ver con la pérdida de peso. Efectivamente, una dieta de este tipo, va a quemar grasa, nos guste o no. La ausencia de azúcar en el cuerpo hace que se active la cetogénesis y eso quiere decir “transformar grasa en azúcar para que sea quemado a modo de energía”, así que no va a ser posible hacer una dieta cetogénica y no quemar grasa. Son dos cosas que van de la mano. 

Pero en realidad los beneficios van mucho más allá de la simple quema de grasas, tan beneficiosa para nuestro organismo y estado de ánimo. Las dietas bajas en azúcares te hacen más saludable, más “entero”. Gracias a ellas tienes más energía, mejor estado de ánimo, más y mejor concentración y memoria, y más potencia y lívido sexual. Los beneficios son muchos y diversos. 

Yo soy un fiel seguidor de esta dieta por TODOS los beneficios y no solamente por los obvios a simple vista. Además ganas en paladar, los alimentos cogen el gusto que realmente tienen y, cuando pecas, porque de vez en cuando pecas, (una cervecita el domingo no te la va a quitar nadie, ¿no?), disfrutas y le das la importancia que tiene aquello que estás comiendo.

En fin. Desde mi punto de vista, como nutricionista y naturópata, creo que los beneficios superan con creces el esfuerzo que tienes que hacer para cambiar la dieta y ciertos viejos malos hábitos. Ten en cuenta que la idea es llegar cuanto más lejos mejor, pero con salud, sino no tiene sentido, ¿verdad?

¡Un abrazo!

Pau Elias Mondelo

Naturópata y Coach en Nutrición Ortomolecular
Colegiado Nº 3248 ONC Fenaco

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación así como para tareas de análisis. Al continuar navegando, entendemos que acepta el uso de cookies

¿Qué son las cookies?

Una cookie es un pequeño archivo que se almacena en el ordenador del usuario y nos permite reconocerlo. El conjunto de cookies nos ayuda a mejorar la calidad de nuestra web, permitiéndonos controlar qué páginas encuentran nuestros usuarios útiles y cuáles no.

Las cookies son esenciales para el funcionamiento de Internet, aportando innumerables ventajas en la prestación de servicios interactivos, facilitándonos la navegación y usabilidad de nuestra web. Tenga en cuenta que las cookies no pueden dañar su equipo y que, a cambio, si son activadas nos ayudan a identificar y resolver los errores.

¿Que tipo de cookies utiliza esta página web?

Cookies propias: son aquellas que se envían al equipo del usuario desde un equipo o dominio gestionado por el editor y desde el que se presta el servicio solicitado por el usuario.

Cookies de terceros: son aquellas que se envían al equipo del usuario desde un equipo o dominio no gestionado por el editor sino por otra entidad que analiza los datos obtenidos.

Cookies persistentes: son un tipo de cookies en el que los datos siguen almacenados en el terminal y pueden ser accedidas y tratadas por el responsable de la cookie.

Cookies de analítica web: a través de la analítica web se obtiene información relativa al número de usuarios que acceden a la web, el número de páginas vistas, la frecuencia y repetición de las visitas, su duración, el navegador utilizado, el operador que presta el servicio, el idioma, el terminal que utiliza, o la ciudad en la que está asignada la dirección IP. Información que posibilita un mejor y más apropiado servicio por parte de esta web.

Aceptación del uso de cookies.

Asumimos que usted acepta el uso de cookies. Sin embargo, usted puede restringir, bloquear o borrar las cookies de esta web o cualquier otra página a partir de la configuración de su navegador.

A continuación le mostramos las páginas de ayuda de los navegadores principales: