Problemas de la libido masculina e impotencia.

Causas, consecuencias y soluciones para la falta de libido masculina y la impotencia.

Los problemas de lívido afectan tanto a mujeres como a hombres y puede ser origen de muchas displicencias. Los problemas de lívido pueden derivar de muchísimos factores y para cada persona puede ser un proceso diferente.

Vamos a intentar desglosar los más comunes para que tengáis una idea de qué puede estar sucediendo y qué puede estar provocando la situación. Además, intentaremos daros una idea de cómo podemos solucionarlo.

En esta entrada vamos a tratar los problemas del hombre, que suelen ser menores y bastante ligados a lo mismo, en la mayoría de los casos. En la próxima haremos referencia a las mujeres.

Los hombres no suelen tener problemas de lívido. Estos suelen estar más ligados a estados depresivos, que pueden hacer que el hombre caiga en un estado de apatía y le provoque el descenso de la lívido.

El otro gran problema relacionado con la lívido en los hombres son los fármacos y los medicamentos. Muchos fármacos y medicamentos pueden provocar un descenso en el deseo sexual de los hombres. En el prospecto de cada fármaco estará indicado si puede dar problemas de lívido o no. Para ello, leed el prospecto antes de comprar el producto. ¿Qué cómo podéis leer el prospecto si no tenéis el fármaco? Internet. Ahí encontraréis todos los datos necesarios para saber si os conviene y, de ese modo, poder hablar con vuestro médico o terapeuta para que os de una alternativa.

Los problemas de lívido no suelen darse en el caso de los hombres, a ellos les afecta más la impotencia. Problemas con la erección suelen ser los más en el género masculino. Pero en realidad es muy fácil de solucionar. Ya vemos que también hay fármacos para ello, famosos y muy conocidos, llenos de efectos secundarios y peligrosos para la salud, pero ¿qué no haría un hombre por recuperar su virilidad y su capacidad de satisfacer sus relaciones? También os ayudamos con eso.

Principalmente el problema se encuentra en la circulación. El pene es un glande que actúa como vehículo para el esperma, la célula sexual masculina. Digamos que su funcionamiento lleva consigo diversos sistemas del organismo. A modo de resumen: recibimos un estímulo, ya sea visual, auditivo o de otro tipo, el cerebro envía órdenes a través de la médula espinal y por la activación de la testosterona, (hormona masculina), de activación de la erección. Esto hace que el sistema nervioso se relaje para permitir la entrada de sangre en el glande y favorecer la erección. Cuando el estímulo desaparece, los niveles de adrenalina permiten recuperar de nuevo la flacidez del glande haciendo que se contraiga de nuevo la musculatura, liberando el glande de sangre.

Bueno, como veis juegan diversos sistemas en el proceso, y todos ellos son importantes. Pero el que tiene más tendencia a fallar es el sistema circulatorio y es el que vamos a tratar en este artículo. Esto es así porque el principal elemento para que se dé la erección es la sangre. Si la sangre no entra en el cuerpo cavernoso del glande éste no puede proceder a la erección.

Entonces, ¿qué podemos hacer? Lo principal será mejorar la circulación. La capacidad vascular y muscular. Esto se consigue con el deporte, la dieta, la cantidad de agua y la evacuación.

Si no se te ha presentado el problema lo ideal es que empieces ahora a mejorar esos aspectos de tu vida, básicamente porque el problema se suele dar a edad avanzada por motivos de vejez. Si a la vejez le sumamos el poco cuidado a nuestro sistema vascular, el problema puede avanzarse y presentarse antes de la vejez, en la mediana edad, cuando, en principio, aún tenemos una vida sexual activa.

De acuerdo, con estas premisas no nos hace falta especificar un tratamiento para las diferentes edades donde se puede dar la disfunción eréctil. Tan sólo debemos iniciar un proceso de mejora de los factores que hemos mencionado.

Lo primero: mejorar la dieta, eliminar las cosas que nos sean tóxicas, alcohol, azúcares simples, tabaco, carnes rojas y alimentos derivados de los animales, que son ricos en colesterol, que pueden taponar las arterias, alimentos procesados, lácteos… Todo esto lo cambiaremos por fruta fresca, (nada de enlatados, almíbares o congelados), verdura fresca y de temporada, cereal integral, como el arroz, la quinoa, el mijo o el trigo sarraceno, semillas y frutos secos oleaginosos y crudos, una ingesta importante de agua…

Lo segundo: deporte. Cada día un poco. Es indiferente la edad que tengamos. Adaptaremos la actividad a nuestras posibilidades. Si somos gente mayor caminaremos, si estamos en la mediana edad, intentaremos trotar, si somos jóvenes, a correr. Pero cada día debemos hacer algún deporte cardiovascular para mejorar el bombeo de nuestro corazón y la calidad vascular de nuestras venas y arterias y, por tanto, la llegada de sangre a la cavidad cavernosa del glande. Esto no sólo nos ayudará a tener un corazón fuerte y un sistema vascular en buenas condiciones, también nos ayudará a rendir más y mejor en las relaciones sexuales.

Lo tercero: la evacuación. La capacidad de eliminar toxinas de nuestro organismo es primordial para tener una sangre limpia y una gestión adecuada de los metabolismos de nuestro organismo. Esto quiere decir que si nuestro cuerpo no tiene tantas toxinas será más eficaz en cualquier otro proceso, el de la erección también. Por eso debemos asegurarnos de ir de cuerpo a diario, mínimo una vez. Y de usar productos depurativos hepáticos y renales al menos dos veces al año. Recordad que muchas veces no se trata tanto de limpiar como de no ensuciar. La dieta limpia y el deporte y el agua nos ayudarán a mantener nuestro organismo en perfecto estado. Si además somos capaces de evacuar correctamente, ya ni te digo.

Lo cuarto: la suplementación. Existen diferentes suplementos que nos pueden ayudar en este proceso y queremos explicaros cuáles y cómo. Podríamos empezar tranquilamente por el simple pero poderoso multinutriente: vitaminas y minerales por un tubo que van a ayudar a complementar tu dieta. Recordad que existen muchos productos en el mercado, debéis saber escoger para que no os den gato por liebre. Si no lo tenéis claro siempre nos lo podéis consultar, encantados os daremos nuestra opinión para escoger uno. También podéis usar productos para mejorar la circulación, para reforzar las venas y arterias, para hacer más líquida la sangre, para los procesos pro-inflamatorios, para el rendimiento físico si vais a hacer deporte, para la recuperación muscular, para mejorar la resistencia a la fatiga, para regular los niveles de testosterona, para aumentar el apetito sexual… Tenéis un montón de posibilidades para potenciar cualquier proceso que queráis, pero en todo caso deberéis hablar con vuestro terapeuta o médico para que os aconseje lo que más os va a convenir. Recordad, natural no quiere decir que no tenga efectos secundarios y/o interacciones.

En todo caso nos encantará ofreceros un plan para mejorar la calidad de la erección y, por tanto, de las relaciones sexuales. Sucede, como para cualquier tratamiento, que cada caso es un mundo y lo que es bueno y/o necesario para alguien, no tiene porqué serlo para otra persona. Así, si queréis un tratamiento personalizado no dudéis en poneros en contacto con nosotros para un asesoramiento adecuado.

Por otro lado, os dejamos con el nuevo vídeo donde os explico todo esto, para que quede el máximo claro posible: es posible una vida sexual de calidad y duradera.

Por último, quiero hablaros de los problemas prostáticos. Recordad que sólo los hombres tienen próstata y que el mayor porcentaje de ellos sufrirá de hiperplasia de próstata. La hiperplasia de próstata es la inflamación de la próstata. Puede ser benigna o maligna, lo cual quiere decir que puede ser tumoral o no. En todo caso, la hiperplasia estrangula los conductos para orinar, no debería alterar los conductos que aportan sangre al glande y, por tanto,

Pau Elias Mondelo

Naturópata y Coach en Nutrición Ortomolecular
Colegiado Nº 3248 ONC Fenaco

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación así como para tareas de análisis. Al continuar navegando, entendemos que acepta el uso de cookies

¿Qué son las cookies?

Una cookie es un pequeño archivo que se almacena en el ordenador del usuario y nos permite reconocerlo. El conjunto de cookies nos ayuda a mejorar la calidad de nuestra web, permitiéndonos controlar qué páginas encuentran nuestros usuarios útiles y cuáles no.

Las cookies son esenciales para el funcionamiento de Internet, aportando innumerables ventajas en la prestación de servicios interactivos, facilitándonos la navegación y usabilidad de nuestra web. Tenga en cuenta que las cookies no pueden dañar su equipo y que, a cambio, si son activadas nos ayudan a identificar y resolver los errores.

¿Que tipo de cookies utiliza esta página web?

Cookies propias: son aquellas que se envían al equipo del usuario desde un equipo o dominio gestionado por el editor y desde el que se presta el servicio solicitado por el usuario.

Cookies de terceros: son aquellas que se envían al equipo del usuario desde un equipo o dominio no gestionado por el editor sino por otra entidad que analiza los datos obtenidos.

Cookies persistentes: son un tipo de cookies en el que los datos siguen almacenados en el terminal y pueden ser accedidas y tratadas por el responsable de la cookie.

Cookies de analítica web: a través de la analítica web se obtiene información relativa al número de usuarios que acceden a la web, el número de páginas vistas, la frecuencia y repetición de las visitas, su duración, el navegador utilizado, el operador que presta el servicio, el idioma, el terminal que utiliza, o la ciudad en la que está asignada la dirección IP. Información que posibilita un mejor y más apropiado servicio por parte de esta web.

Aceptación del uso de cookies.

Asumimos que usted acepta el uso de cookies. Sin embargo, usted puede restringir, bloquear o borrar las cookies de esta web o cualquier otra página a partir de la configuración de su navegador.

A continuación le mostramos las páginas de ayuda de los navegadores principales: