Remedios naturales para la infección de orina

Remedios naturales para la infección de orina

Te explicamos como resolver la problemática de la infección de orina con remedios naturales, basados en la medicina tradiconal

Cada vez son más las personas que sufren de anomalías en el sistema urinario y la infección de orina es el problema más repetitivo dentro de esas anomalías. Las molestias que ocasiona y lo resistente que puede llegar a ser hacen de este problema uno de los más recurrentes entre nuestros pacientes y, por ello, hemos decidido hacer un pequeño escrito en el que os enseñaremos algunos remedios naturales para tratar la infección de orina sin efectos secundarios.

Primero, ¿qué es la infección de orina?

Se trata de una infección por patógenos en el tracto urinario. Se puede dar en la vejiga, en los riñones, en el uréter o en la uretra. En la vejiga se llama cistitis, en los riñones pielonefritis y en la uretra, uretritis. En esta entrada vamos a tratar la cistitis, es decir, la infección en la vejiga.

Se les conoce también por el acrónimo IVU, (Infección Vías Urinarias). De este modo aglomeramos las diferentes dolencias en un solo concepto ya que, la mayoría de las veces, un tratamiento variará poco con respecto al otro al tratarse de infecciones. Aún así, nos centraremos en la infección de la vejiga.

Los síntomas de la cistitis incluyen un color más bien turbio en la orina, pequeñas manchas de sangre en la orina, con olor más fuerte de lo normal o común. También encontramos dolor o picazón, escozor o ardor, al orinar. Pesadez en la zona lumbar o abdominal y sensación de necesidad orinar con más frecuencia aun habiendo vaciado. Además, si la infección se traslada a los riñones los síntomas pueden ser, además, fiebre por encima de los 38º, escalofríos o espasmos, sudoración excesiva, cansancio o fatiga, náuseas y vómitos, y dolores por toda la cintura alta.

Tenemos que señalar que la incidencia de infección de orina se da más en mujeres que en hombres. Esto se debe a que la uretra de las mujeres es más corta que la de los hombres y está más cerca del ano. Es por esto por lo que las mujeres suelen sufrir de IVU después de tener relaciones sexuales. Una correcta lubricación de la zona podría limitar la proliferación de las IVU’s después de las relaciones.

En todo caso, vamos con lo que nos atañe, cómo liberarse de la infección de orina y evitar que se haga tan recurrente.

Habréis oído sobre el arándano rojo americano, para prevenir y trata cistitis. Esto es cierto, se ha demostrado que un polisacárido presente en este fruto inhibe la proliferación y fijación de Escherichia Coli (E.Coli), una bacteria del sistema digestivo y responsable de una de cada cuatro cistitis, colonizando el tracto urinario y reproductor femenino. Este polisacárido, llamado proantocianidina (PAC), es el responsable de evitar esa proliferación y evitar que se adhiera en las paredes de la vejiga.

Efectivamente, si tomamos arándano rojo americano, rico en PAC’s, evitaremos la adherencia y proliferación de E.Coli en el tracto urinario.

La mayoría de las infecciones de orina se dan por bacterias que ocupan un lugar que no les corresponde y es por eso por lo que se suelen tratar con antibióticos. En la medicina convencional se dan antibióticos para tratar las infecciones. El problema con el que nos solemos encontrar con los antibióticos es que suelen ser demasiado específicos. De este modo, si el patógeno reconoce el ataque, puede mutar para liberarse y salvarse. Es entonces cuando el antibiótico deja de hacer efecto sobre ese patógeno y el médico debe cambiarlo por otro diferente. Esto puede pasar diversas veces y es cuando nos encontramos con que un paciente lleva tomados diversos antibióticos para el mismo problema de IVU.

En la medicina natural creemos que lo ideal es que uno mismo se cure de lo que sea, así que trabajamos el sistema inmunitario junto con la infección para que nuestras defensas reconozcan a los patógenos. De este modo, nuestras defensas estarán preparadas para una próxima colonización del E.Coli, por ende, la infección será menos agresiva, menos insidiosa, durará menos y tendremos una sintomatología más leve. A medida que trabajamos con nuestro sistema inmunitario los patógenos son más reconocibles por él, esto hace que cada vez le sea más fácil a nuestras defensas liquidar a los intrusos.
Y aquí la diferencia entre el antibiótico, que no deja margen para el sistema inmunitario y que, por otro lado, en un futuro, continuará por no reconocer al patógeno y cualquier planta inmunoestimulante, que ayudará al sistema inmunitario a liberarse y reconocer a los patógenos.

Entonces, como podéis ver, la base será trabajar con nuestro sistema inmunitario, pero ahí no acaba la cosa.

En la medicina natural también tenemos antibióticos. Estos no son selectivos, es decir, atacarán cualquier infección que se encuentren, mute el patógeno o no. Lo hacemos con diferentes compuestos, como el extracto de semilla de pomelo, el aceite del árbol del té, la plata coloidal, el aceite esencial de cayeputi o de ravensara… Tenemos diferentes compuestos que nos harán las veces de anti-micorbióticos, antivíricos, antifúngicos o antiparasitarios.

Y, en última instancia, ya habréis oído hablar del arándano rojo americano, ¿verdad? Ciertamente tiene una función importante en lo que a cistitis se refiere. Ayuda a que los patógenos no se queden enganchados en las paredes de las mucosas, en el tracto urinario, evitando así la proliferación de las colonias de los patógenos. Hace resbalar a los patógenos y facilita su eliminación.

Como veis se pueden tratar las infecciones de orina de manera natural, sin efectos secundarios, estimulando al sistema inmunitario para que, en caso de recidiva, la acción sea más inmediata e, incluso, podamos llegar a evitar completamente la sintomatología tan desagradable que lo acompaña.

Arándano rojo americano, extracto de semilla de pomelo, aceite del árbol de té, equinácea, ¿veis en ello algo químico o os suena a natural?

¡Tú eliges!

Pau Elias Mondelo
Naturópata y Coach en Nutrición Ortomolecular
Colegiado Nº 3248 ONC Fenaco

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación así como para tareas de análisis. Al continuar navegando, entendemos que acepta el uso de cookies

¿Qué son las cookies?

Una cookie es un pequeño archivo que se almacena en el ordenador del usuario y nos permite reconocerlo. El conjunto de cookies nos ayuda a mejorar la calidad de nuestra web, permitiéndonos controlar qué páginas encuentran nuestros usuarios útiles y cuáles no.

Las cookies son esenciales para el funcionamiento de Internet, aportando innumerables ventajas en la prestación de servicios interactivos, facilitándonos la navegación y usabilidad de nuestra web. Tenga en cuenta que las cookies no pueden dañar su equipo y que, a cambio, si son activadas nos ayudan a identificar y resolver los errores.

¿Que tipo de cookies utiliza esta página web?

Cookies propias: son aquellas que se envían al equipo del usuario desde un equipo o dominio gestionado por el editor y desde el que se presta el servicio solicitado por el usuario.

Cookies de terceros: son aquellas que se envían al equipo del usuario desde un equipo o dominio no gestionado por el editor sino por otra entidad que analiza los datos obtenidos.

Cookies persistentes: son un tipo de cookies en el que los datos siguen almacenados en el terminal y pueden ser accedidas y tratadas por el responsable de la cookie.

Cookies de analítica web: a través de la analítica web se obtiene información relativa al número de usuarios que acceden a la web, el número de páginas vistas, la frecuencia y repetición de las visitas, su duración, el navegador utilizado, el operador que presta el servicio, el idioma, el terminal que utiliza, o la ciudad en la que está asignada la dirección IP. Información que posibilita un mejor y más apropiado servicio por parte de esta web.

Aceptación del uso de cookies.

Asumimos que usted acepta el uso de cookies. Sin embargo, usted puede restringir, bloquear o borrar las cookies de esta web o cualquier otra página a partir de la configuración de su navegador.

A continuación le mostramos las páginas de ayuda de los navegadores principales: